discriminación en el ámbito laboral

Discriminación étnico-racial en el ámbito laboral

El Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial (CERD), viene solicitado al Estado peruano información estadística precisa que permita evaluar el cumplimiento de los acuerdos internacionales ratificados por el Perú, en lo que se respecta a la situación laboral de los indígenas y afroperuanos. 

Fuente: Ana Flores

Desde hace varias décadas, el Perú no ha ido de la mano con las políticas destinadas a erradicar las prácticas discriminatorias. El Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial (CERD), viene solicitado al Estado peruano información estadística precisa que permita evaluar el cumplimiento de los acuerdos internacionales ratificados por el Perú, en lo que se respecta a la situación laboral de los indígenas y afroperuanos. 

Hasta la actualidad, persisten distintas formas de discriminación étnico-racial en el ámbito laboral, pues hay una agenda estatal pendiente orientada a fortalecer la capacidad para prevenir, atender y sancionar ésta situación, que debe alternarse con políticas dirigidas a evitar la asimilación de las poblaciones más vulnerables.

LEER TAMBIEN: Conductas racistas o discriminatorias: ¿cómo evitarlas y qué hacer para erradicarlas?

En el ámbito laboral, la discriminación se produce, incluso, antes del proceso de contratación, puesto que muchas personas prefieren no presentarse a determinados puestos, al considerar que tienen pocas posibilidades de ser contratadas. Así, el racismo es una ideología victoriosa, porque convence a sus víctimas de sus limitaciones.

Los afectados

Las víctimas de discriminación racial emplean diversas estrategias: algunas optan por abandonar la posibilidad de ejercer una actividad determinada por el temor al rechazo, y deciden adecuarse a aquellos empleos que, a nivel social, son más aceptables para sus rasgos físicos. Otras buscan asimilarse por medio de ocultar su identidad. En algunos casos, un mecanismo para asegurar la pertenencia a un sector social superior es practicar la discriminación hacia otras personas, al asumir que, de esta manera, evidencian su jerarquía. El rechazo sufrido les motiva a dedicarse con mayor energía a los estudios hasta tener las mejores calificaciones. Muy pocas han enfrentado los problemas de discriminación, hablando o reclamando a sus agresores. Ninguna de las interrogadas buscó hacer una denuncia legal por considerarla inútil o desgastante.

La coyuntura de los países latinoamericanos

En otros países latinoamericanos, la lucha contra la discriminación racial en el ámbito laboral es una política de Estado. Algunos han creado una institucionalidad »Ad Hoc» (Argentina, Bolivia y Brasil), dedicada a recibir denuncias y proponer políticas públicas.

Otra medida que han tomado es fijar sanciones severas, que incluyen pena de prisión para quienes cometen prácticas discriminatorias en la esfera laboral (Bolivia, Brasil y Colombia).

Finalmente, diversos países han planteado políticas para garantizar que en todos los niveles de empleo haya una proporción de trabajadores pertenecientes a grupos étnicos tradicionalmente discriminados, sobre todo en las actividades mejor remuneradas (Brasil y Ecuador).

Normas nacionales

Existe el Decreto Supremo N.° 009-TR-2006, Reglamento de la Ley de Inspección de Trabajo:

Artículo 25°. Se considera infracción muy grave a las relaciones laborales:

25.17 La discriminación del trabajador, directa o indirecta, en materia de empleo u ocupación, como las referidas a la contratación, retribución, jornada, formación, promoción y demás condiciones, por motivo de origen, raza, color, sexo, edad, idioma, religión, opinión, ascendencia nacional, origen social, condición económica, ejercicio de la libertad sindical, discapacidad, portar el virus HIV o de cualquiera otra índole.

La ley N.° 26772, modificada por Ley N.° 27270:

Prohíbe la discriminación en las ofertas de empleo.

Ley de Productividad y Competitividad Laboral (Decreto Supremo N.° 003- 97-TR):

Señala que es nulo el despido que tenga por motivo la por razón de sexo, raza, religión, opinión o idioma (art. 29°).

El trabajador tiene derecho a ser repuesto en su puesto de trabajo (art. 34°) y a las remuneraciones que debió percibir (art. 40°) o a optar por una indemnización (art. 38°).

Pese a que se trata de un fenómeno bastante visible, que afecta a amplios sectores de la población, aún no existen todas las políticas públicas que serían necesarias para enfrentarla en toda su magnitud, debido a fenómenos como la negación y la naturalización.

Entonces, es necesario que el enfrentamiento de la discriminación étnico-racial en el ámbito laboral sea una prioridad para las autoridades, desde la perspectiva de la exclusión o discriminación sistémica.

Conoce más sobre este tema, dando click

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *